miércoles, 9 de septiembre de 2009

Mikołaj Kopernik

Nicolás Copérnico nació en Toruń (Polonia) el 19 de febrero de 1473. Es conocido por ser el astrónomo que formuló la primera teoría heliocéntrica del Sistema Solar, publicado en su libro "De revolutionismus orbium coelestium" (De las revoluciones de las esferas celestes) y representó una revolución científica en la época. Trabajó durante 25 años en su teoría y resultó dificil que fuera aceptara por los científicos y la iglesia.

Las ideas principales de su teoría son:

  1. Los movimientos celestes son uniformes, eternos, y circulares o compuestos de diversos ciclos (epiciclos).
  2. El centro del universo se encuentra cerca del Sol.
  3. Orbitando el Sol, en orden, se encuentran Mercurio, Venus.
  4. Las estrellas son objetos distantes que permanecen fijos y por lo tanto no orbitan alrededor del Sol.
  5. La Tierra tiene tres movimientos: la rotación diaria, la revolución anual, y la inclinación anual de su eje.
  6. El movimiento retrógrado de los planetas es explicado por el movimiento de la Tierra.
  7. La distancia de la Tierra al Sol es pequeña comparada con la distancia a las estrellas.
Pero Copérnico no se quedó ahí. Fue matemático, físico, astrónomo, jurista, líder militar, diplomático, economista, administrador, gobernador y clérigo católico.
Estudió en la Universidad de Cracovia y en la Universidad de Bolonia. También viajó a París para participar en un curso de ciencia y astronomía y a Padua para estudiar derecho y medicina.

Falleció el 24 de Mayo de 1543 en Frombork, Polonia.

En Torun se puede visitar su casa, (en la calle Kopernika) que fue reconstruida y convertida en museo.

3 comentarios:

Robercik dijo...

Aby w pelni poznac historie Kopernika musimy wybrac sie nastepnym razem do Fromborka.

Tam odkryjemy kolejne tajniki zycia astronoma.

Co Ty na to?

Buzka :*

Rebeczka dijo...

Robercik: Jestem ZA! Puedes contar con que estoy loca de ganas :P. Un beso!

Basseta dijo...

"Se rehabilita a los Galileos del pasado y se condena a los de hoy" (frase pronunciada por Juan Masía, jesuita y profesor de bioética en la Universidad Católica de Osaka).

Se complicó su existencia al calificar de "mitad cómico y mitad anacrónico" el debate sobre el uso del preservativo.

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails