martes, 10 de agosto de 2010

Centrifugator

La vida del estudiante en Polonia es igual de dura que en cualquier otro país, pero cuando se habla de residencias de estudiantes (akademik / dom studencki) la balanza se inclina.
En general, la opinión que hay sobre las residencias estudiantiles es bastante negativa. Casi todas estás nomalmente lejos o muy lejos de la universidad y son muy viejas.

Cuando estuve en Varsovia de Erasmus, algunos me contaban que en invierno entraba el viento por las ventanas, estando éstas cerradas, por supuesto. Y que para que no entrara, ponían calcetines, pantalones o cualquier cosa que impidiera que la habitación se convirtiera en un congelador.

También escuché que en algunas residencias hay baños compartidos: en cada planta un cuarto de baño con duchas (supongo que medianamente grande) y mixto.

En la residencia que me alojé este verano durante, no era de las peores. La residencia se dividía en viviendas de tres habitaciones en las que dormían dos personas. Tenía cocina, un aseo y dos cuartos con duchas. Las ventanas eran modernas y nuevas, así que en invierno no creo que los estudiantes se quejen del viento gélido, sino más bien de la falta de calefacción.
La mayoria de residencias se convierten en hoteles en verano.

Pero también hay cosas buenas y muchas anécdotas que nacen en un akademik...
Por ejemplo, en mi residencia (Sarna), había cinco recepcionistas que se turnaban durante las 24 horas. Pronto descubrí cuáles eran las simpáticas, es decir, a quién valía la pena pedir ayuda o preguntar algo, y cuáles las desagradables. Su misión principal era que no saliéramos del edificio sin haber devuelto la llave de la habitación. Y si entraba alguien que no les sonaba, aunque estuviera acompañado de residentes, les pedían el DNI o cualquier documento, si no, no entraba. Y a las 12 de la noche ¡Fuera!. Control total.


Hacer la colada también tenía su diversión. Mi amiga y yo nos encontramos con dos cuartos para lavar. En una había dos lavadoras y una secadora, además de una especie de bañera para lavar a mano y otra habitación que tenía dos lavadoras antiquísimas y una centrifugadora (wirówka). La cosa es que primero había que saber para qué era, después cómo se usa y ya más tarde disfrutar del espectáculo:


4 comentarios:

Robercik dijo...

Niektorzy nie wyobrazaja sobie zycia studenckiego bez pobytu w akademiku. Nie twierdze, ze miejsce to pozbawione jest urokow, lecz z drugiej strony... ;)

Zwlaszcza w okresie sesji egzaminacyjnej zawsze docenialem to, ze podczas 5 lat moich studiow mieszkalem w domu. Nie wyobrazam sobie nauki 'being all the time in the middle of party' :P

A co do wirówki...w akademiku czy nie, tak czy inaczej mialem z nia do czynienia :P

Niezawodny sprzet godny uwagi ;)

Claudio dijo...

Lo nunca visto, Rebeca. Supongo que en países donde en invierno no ven mucho sol, "centrifugator" tiene su utilidad...

Rebeczka dijo...

Claudio: Qué te parece..! :)

Robercik: La verdad es que la primera vez que vi el centrifugator (como yo lo llamo) fue en tu casa :D

Besos a los dos!

Artur dijo...

¿Qué pasa, que las lavadoras polacas no tienen función de "Centrifugado"? Jejeje y encima el chorrillo le cae ahi por libre, en vez de tener un tubito que vaya a un desagüe... xD

Modernizować!! :P

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails