miércoles, 10 de septiembre de 2014

Czesław Miłosz


Dla Damiana, bo uwielbiam jak recytujesz

Czesław Miłosz es uno de los Premios Nobel de literatura polacos y por tanto uno de los poetas más queridos de este país.


Nacido en la localidad lituana de Vilna en 1911, Milosz vivió una infancia y una adolescencia marcadas por los continuos exilios dentro y fuera de Polonia, su verdadera patria -“Llevo en mi recuerdo a Lituania, un país de leyendas mitológicas y poesía. Mi familia, en el siglo XVI, ya hablaba polaco (…) Soy pues un poeta polaco y no lituano. Pero los paisajes y también posiblemente el espíritu de Lituania nunca me abandonaron”, confesaba en su discurso  de investidura del Nobel.


Desde 1961  hasta su muerte, vivió en California donde ocupó la cátedra de Lenguas y Literatura Eslava de la Universidad de Berkeley. En 1977 recibió el título de Doctor Honoris Causa en Letras por la Universidad de Michigan y en 1980 el Premio Nobel de Literatura.

Tradujo al polaco obras de Baudelaire, T. S. Eliot, John Milton, Shakespeare, Simone Weil, y Walt Whitman.
En 1993, regresó a Polonia -en donde su obra estuvo prohibida durante tres décadas- y murió en Cracovia en el año 2004.

Su obra poética


Su obra en verso pasa por diversas etapas: 
  • La polaca de entreguerras; 
  • La de los inicios de la guerra, con el telón de fondo de Varsovia destruida y la presencia del gueto observado por sus ojos de cristiano, centrada en la interrogación de la historia, como pidiéndole explicación; 
  • La de su estancia en Francia durante la contienda y aún ya finalizada ésta, tocada por el lenguaje del surrealismo pero realista en lo temático, recorrida por los contrastes entre la ciudad del arte y el horror proveniente de su país sembrado de campos de concentración;
  • La de su permanencia en Norteamérica durante los años de adulto.
  • La de su regreso a la tierra de sus ancestros, a la que, poco después, convertiría en residencia alternativa. 
El pasado año 2011 se celebraron 100 años desde el nacimiento de Czesław Miłosz. Gracias a los eventos y coloquios sobre el poeta, fueron muchos los que comenzaron a conocer a este gran autor. Con este fin, se publicó la antología poética más grande en español, traducida por Xavier Farré, titulada Tierra Inalcanzable.

Muchos fueron los artistas que hicieron un hueco en sus obras para dedicárselo a Miłosz. Me viene a la mente Aga Zaryan, que en su álbum "A Book of Luminous Things" convirtió seis de sus poemas en canciones.

A continuación os presento dos de mis poemas favoritos, en parte porque tuve la suerte de escucharlos recitados por un buen amigo polaco en un pub perfectamente iluminado para la ocasión, situado en el Rynek (plaza central) de Wrocław.

El primero Miłość (amor) y el segundo Nadzieja (esperanza) - traducciones al inglés en los enlaces:


Miłość to znaczy popatrzeć na siebie,
Tak jak się patrzy na obce nam rzeczy,
Bo jesteś tylko jedną z rzeczy wielu.
A kto tak patrzy, choć sam o tym nie wie,
Ze zmartwień różnych swoje serce leczy,
Ptak mu i drzewo mówią: przyjacielu.
Wtedy i siebie, i rzeczy chce użyć,
Żeby stanęły w wypełnienia łunie.
To nic, że czasem nie wie, czemu służyć:
Nie ten najlepiej służy, kto rozumie.  



Nadzieja bywa, jeżeli ktoś wierzy,

Że ziemia nie jest snem, lecz żywym ciałem,

I że wzrok, dotyk ani słuch nie kłamie.

A wszystkie rzeczy, które tutaj znałem,

Są niby ogród, kiedy stoisz w bramie.
Wejść tam nie można. Ale jest na pewno.

Gdybyśmy lepiej i mądrzej patrzyli,

Jeszcze kwiat nowy i gwiazdę niejedną

W ogrodzie świata byśmy zobaczyli.
Niektórzy mówią, że nas oko łudzi

I że nic ne ma, tylko się wydaje,

Ale ci właśnie nie mają nadziei.

Myślą, że kiedy człowiek się odwróci

Cały świat za nim zaraz być przestaje,

Jakby porwały go ręce złodziei.

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails