viernes, 20 de marzo de 2009

"Pequeño Chopin", niño prodigio

Fryderyk Franciszek Szopen (Frédéric François Chopin) nació en Polonia el marzo de 1810.
Su padre, Mikołaj (Nicolas) Chopin, era un emigrado francés de lejanos ancestros polacos, que se había trasladado a Polonia en 1787; era profesor de francés y literatura francesa.

Frédéric y sus 3 hermanas crecieron en un entorno en el que el gusto por la cultura en general, y la música en particular, era considerable. Su primera maestra de piano fue su hermana Ludwika, con quien luego tocaba duetos para piano a cuatro manos. Al destacar pronto sus excepcionales cualidades, a los seis años sus padres lo pusieron en manos del maestro Wojciech Zywny, violinista amante de la música de Bach (hecho entonces poco común) y de Mozart, y que basaba sus enseñanzas principalmente en ellos.

Un año más tarde compuso su primera obra y como el niño no sabía escribir muy bien, la pieza fue anotada por su padre. Pronto se hizo conocido en el ambiente local de la ciudad, considerado por todos como un «niño prodigio» y llamado el «pequeño Chopin». Comenzó a dar recitales en las recepciones de los salones aristocráticos de la ciudad y así comenzó a ganarse sus primeros admiradores.

Acabó sus estudios en Polonia y comenzó a viajar al extranjero adquiriendo diversas influencias que reflejó en sus obras.

El comienzo del año 1849 encontró Chopin estaba ya muy débil. Al difundirse la noticia de que su estado empeoraba, gran parte de la sociedad parisina (incluyendo sus coterráneos residentes allí) quiso ir a visitarlo: alumnos, amigos, damas, todos aquellos que lo habían aplaudido cuando estaba frente al teclado quisieron verlo para decirle adiós. El más fiel de todos era el pintor Delacroix, que lo visitaba casi cada día para confortarlo y darle su aliento.

Chopin sabía que se moría, pero, sorprendentemente, dijo a los circunstantes: Encontraréis muchas partituras, más o menos dignas de mí. En nombre del amor que me tenéis, por favor, quemadlas todas excepto la primera parte de mi método para piano. El resto debe ser consumido por el fuego sin excepción, porque tengo demasiado respeto por mi público y no quiero que todas las piezas que no sean dignas de él, anden circulando por mi culpa y bajo mi nombre. Afortunadamente para nosotros y el arte universal, ninguno de los presentes se atrevió a cumplir semejante orden.

Murió en París a las dos de la madrugada del 17 de octubre de 1849.

A lo largo de su vida compuso al rededor de 264 piezas de las cuales ésta es una de las más famosas:








Actualmente existe un VODKA que lleva su nombre - Chopin. Da pena abrir la botella...

4 comentarios:

Claudio dijo...

Sí que da pena abrir esa botella, pero cuando lo has hecho... ah! qué delicia...!

Muy interesante conocer un poco a Chopin. Su música es genial. Él también debió serlo.

Robercik dijo...

Prosze, prosze...moja Polaquita :)

Coraz bardziej podoba mi sie Twoj nowy blog :) Coraz bogatsza w rozne tresci i w dodatku interesujaca.

Sam moge sie sporo dowiedziec o Polsce, np. to, ze Chopin czasami uzywal nazwiska w potocznej formie Szopen :)

A to, ze mamy wodke Chopin, to wiem :P

Buzka :*

Rebeczka dijo...

Me alegro mucho!

:*:*:*

Mari dijo...

En su casa de Zelazola Wola, o algo parecido, resulta encantador pasear por los jardines y escuchar la música que sale de la habitación donde está su piano.

En Varsovia, su estatua preside una gran fuente en medio de una rosaleda. Comer allí supone competir con la gran cantidad de pájaros que acuden por las migajas. El parque es precioso y sus árboles impresionantes.

Bueno, tengo muy buenos recuerdos de mis viajes a Polonia, creo que se nota.

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails